Purgadores de Vapor


manuel11


Los purgadores de vapor constituyen un eslabón fundamental entre el sistema de vapor y el sistema de condensado. La conjunción de unos purgadores de vapor y un sistema de condensado que cumplan con los requerimientos necesarios resulta clave en la utilización efectiva y eficiente de vapor.

Valmecas S.L. como empresa del sector y acreditada como ERP-2, está especializada en el diagnostico de los purgadores de vapor que pueden presentar principalmente dos tipos de fallos en operación:

  • Fallo por apertura indebida. Fuga de vapor vivo. El vapor pasa al sistema de condensado.
  • Fallo por cierre indebido. Bloqueo de paso de condensado, retroceso del mismo y anegamiento de la tubería aguas arriba del purgador.

La detección de los fallos anteriormente citados, se realiza mediante una inspección visual, medición de ultrasonidos, medición de conductividad y test calorimétrico (cámara termográfica); complementado con una base de datos on-line a la que nuestros especialistas acceden en planta mediante tablet atex.

La elaboración del informe final, así como la geolocalización de los mismos, nos ayudará en un futuro a identificar los purgadores, realizar auditorias en un menor tiempo y por supuesto obtener una excelente trazabilidad del mismo, así como una comparativa de los datos recopilados en entre periodos.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES

Los purgadores de vapor son válvulas automáticas que deberían tener las siguientes propiedades y satisfacer los siguientes requerimientos:

  • La descarga de condensado sin pérdida de vapor vivo, de un modo eficiente y sin fallos en operación.
  • La descarga de aire y otros gases incondensables.
  • El purgador de vapor debería conservar estas propiedades en cualquier situación, incluso ante fluctuaciones en al presión del vapor o en la contrapresión en el sistema de condensado, cumpliendo con los requerimientos especificados en todo el rango de presiones de trabajo.

La norma EN 26704 clasifica los purgadores de vapor en tres grupos principales:

  1. Purgadores de vapor mecánicos - controlados por el nivel de condensado.
  2. Purgadores de vapor termostáticos - controlados por la temperatura del condensado.
  3. Purgadores de vapor termodinámicos - controlados por los cambios en la condición del fluido.
PURGADORES DE VAPOR MECÁNICOS

Los dos tipos más importantes de este grupo son:

  • Purgadores de vapor de boya, también llamados de flotador. La boya (flotador) es cerrada.
  • Purgadores de vapor de cubeta invertida. Con flotador abierto en su parte inferior.

 

 

 

El principio de operación de un purgador de vapor de boya, se basa en la diferencia de densidad entre el vapor y el condensado y la flotabilidad de su boya.

 

PURGADORES DE VAPOR TERMOSTÁTICOS

Este grupo comprende dos tipos principales:

  • Purgadores de vapor controlados por un elemento bimetálico o de acción termoelástica (purgadores de vapor bimetálicos).
  • Purgadores de vapor controlados por la presión de vapor (de presión equilibrada o de expansión líquida).

Los purgadores de vapor termostáticos se controlan mediante la temperatura de condensado. Debe existir un diferencia de temperatura entre el vapor saturado y el condensado para la apertura y cierre del purgador.

El principio de funcionamiento de un purgador bimetálico se basa en la acción termoelástica de sus elementos bimetálicos.

PURGADORES DE VAPOR TERMODINÁMICOS

Los purgadores de vapor termodinámicos actúan de acuerdo al estado termodinámico del fluido. La forma más sencilla de un purgador termodinámico consiste en un cuerpo con un asiento integrado, un disco libre de apertura y cierre y un capuchón roscado.

El principio de funcionamiento de un purgador termodinámico se fundamenta en la ley de Bernoulli, que establece que la suma de la presión estática (energía potencial) y la dinámica (energía cinética) es constante en todos los puntos de la corriente de flujo. En otras palabras, si la presión estática cae, la velocidad del fluido aumenta y viceversa.

Fuente: COMEVAL - ARI